Manifiesto

La ciencia no es ajena a la política. La marcha por la ciencia, convocada para el 22 de Abril, tiene un inicio en Estados Unidos, dada su situación actual donde el gobierno está aplicando nuevas políticas anti-científicas, con el objetivo de restringir el desarrollo de la investigación, la difusión de sus descubrimientos e incluso ignorar o eliminar por completo la evidencia científica a la hora de hacer políticas públicas. Esta marcha es un llamado global para convencerse de la necesidad colectiva de organizarse y actuar para defender la ciencia, tanto a nivel global como por la crisis actual que atraviesa la ciencia chilena.

En Chile vivimos un momento clave en la construcción de nuestra historia científica. Hay más investigadores que en ningún momento y este año se debe definir la forma que tomará un ministerio en la materia. Esta discusión debe ser hacia los investigadores y hacia la ciudadanía, pues todos vivimos rodeados de ciencia. Aún así, la falta de políticas basadas en evidencias, el estancamiento de los presupuestos en los últimos 10 años, la precariedad laboral de investigadores y trabajadores e incluso la ausencia de una definición colectiva de una estrategia para desarrollo científico tecnológico del país, han sido las preocupaciones de la comunidad científica desde el regreso a la democracia. Es por esto que invitamos a los chilenos y chilenas a participar de esta convocatoria, como lo han hecho en más de 300 ciudades del mundo. Es una oportunidad nacional de aunar fuerzas entre los distintos actores relacionados con la investigación, dialogar y organizarnos para hacer los cambios profundos que nuestro país necesita.

La investigación como actividad humana, traspasa fronteras, lenguas, culturas y sociedades, puesto que no importa el lugar donde se haga, sus resultados entregan elementos de juicio a la hora de tomar decisiones para vivir mejor y ayudan a expandir las fronteras de la sabiduría colectiva. Esto sin duda contribuye a la realización del ideal de una humanidad plena, mencionado en la declaración universal de los Derechos Humanos, que se basa en generar las condiciones que permitan a cada persona gozar tanto de sus derechos sociales, culturales y económicos, como también asegurar alcanzar derechos civiles, políticos y de libre determinación. Es en este sentido, que creemos que se debe fortalecer la generación, comunicación, circulación, gestión y/o evaluación del conocimiento, apuntando siempre al desarrollo humano integral y sustentable dentro de las sociedades, lo que inevitablemente hace que la ciencia no esté ajena a la política. La ciencia es política.

Muchos investigadores visualizamos la dificultad de actuar y encauzar propuestas concretas, pues no son consideradas ni escuchadas por los grupos de poder que hoy toman las decisiones en distintas instancias del país. Esto ha dado como resultado un Estado en que se ha dejado de lado la opinión de sus ciudadanos y ha primado el criterio económico para la toma de decisiones. La política no puede convertirse en un espacio de acción restringido para unos pocos burócratas, sino que se debe abrir y expandir hacia la ciudadanía en todas sus expertises. Esto disminuye la posibilidad de que se instrumentalice tanto al Estado como al tipo de desarrollo del país para el beneficio de unos pocos. Es por esto que los investigadores hoy podemos y debemos asumir la responsabilidad de participar activamente en la política pública, no solo de la gestión de la investigación sino de toda área que es objeto de estudio académico.

Primero, porque uno de los roles de la investigación es entregar información importante para tomar decisiones y tiene elementos que pueden ayudar a revelar los cantos de sirenas y engaños de un sistema que ha disminuido los derechos sociales y la calidad humana en nuestro país. Segundo, porque es la forma que tenemos los investigadores de resguardar la autonomía para desarrollar, difundir e intercambiar con la sociedad los nuevos avances y descubrimientos del conocimiento. Por último porque tenemos la responsabilidad con la sociedad, más allá de cualquier beca u obligación legal, pues la investigación chilena debe tener el fin de comprender mejor nuestro entorno y nación que nos alberga y financia para que nuestro trabajo sea un aporte sustancial al desarrollo humano, al entorno natural, social, cultural, político y económico local y global.

Es por esto que el 22 de Abril, día de la Tierra, convocamos todos los que creen que la investigación es clave para una transformación cultural de la sociedad chilena, a sumarse a la manifestación global por la defensa del conocimiento, apoyando el fortalecimiento de ella en todas las áreas del saber y abogando por una participación multidisciplinar, multicultural y diversa a la hora de pensar y crear un proyecto sociocultural de transformación de nuestro país. Esto también debe ser considerado como un llamado de atención para el gobierno, para que seamos incorporados en las instancias de discusión, evaluación y decisión del futuro de nuestro país de forma transparente y activa.

Tenemos la fuerza, las ideas y la convicción de que para transformar el país es necesario el desarrollo del conocimiento, pues aporta al pensamiento crítico y creativo, la ética de la responsabilidad, la transparencia y el conocimiento contrastable, entre otros valores de las prácticas científicas; Estos al propagarse a escalas regionales y nacionales contribuyen a la posibilidad de crear un país más transparente, generoso, solidario, con justicia social y sustentable con el medio ambiente, generando un desarrollo social, político, cultural, ambiental y económico que sea en beneficio de las mayorías de Chile.

Discurso

Colegas, amigos, compañeros y adherentes, cuando comencé haciendo el llamado por redes sociales a fines de enero nunca pensé que llegaría a ser un movimiento tan grande y que reuniría a tanta gente. Parto agradeciendo a cada persona que respondió nuestro llamado inicial y al resto que se fue sumando, tanto en el norte, como en el sur de nuestro país, incluso desde el extranjero. Me emociona mucho ver que hay muchos ciudadanos que adhieren al conocimiento, pero no solo están ellos aquí, basta que vean a sus lados para que observen que hay distintas disciplinas del conocimiento e intereses reunidos aquí, tales como las artes, humanidades, ciencias naturales, ciencias exactas, ciencias sociales, entre tantas otras.

Cuando comencé a estudiar ciencias biológicas no pensé jamás terminar coordinando un movimiento como este, movimiento al cual le tengo mucho cariño. Hoy en nuestro país existe una gran masa de investigadores más que en ningún otro momento de nuestra historia. Lamentablemente a nuestras autoridades políticas esto parece no importarles, basta ver que hoy en día se generan discusiones en el parlamento donde no se valora la visión que se entrega desde los mismos expertos, por mencionar algunos casos existen proyectos donde el medio ambiente se pone en riesgo, donde se cuestiona el uso de vacunas sin un fundamento real, donde la pseudociencia y la posverdad está tomando terreno debido a la ignorancia de la gente, por ejemplo en la TV, donde temas como los transgénicos se prohíben sin que nuestros parlamentarios sepan realmente qué es un organismo genéticamente modificado, etc.

Por otro lado, tenemos que cada año se lanzan al sistema una cantidad brutal de profesionales universitarios, desde Arica a Punta Arenas, los cuales no logran a encontrar trabajo en lo que estudiaron, en vez de que nuestras instituciones prioricen y planifiquen estrategias de inserción de acuerdo a la necesidad por región, basta pensar, por ejemplo, en que tenemos una larga costa de norte a sur y que solo hay una casa de estudios donde existe la carrera de oceanografía versus la cantidad de psicólogos, gente del área de la salud o periodistas, es decir, donde no existe un real interés de generar un proyecto país de acuerdo a las necesidades que hay por región.

¿Cuántos de aquí nos hemos preguntado sobre el por qué investigamos? ¿Realmente nos están prestando atención en nuestro quehacer? ¿Cuánto tiempo pasará para que discusiones sin evidencia sean equivalentes a los que sucede en USA? ¿Queremos que Chile sea un productor de materias primas por siempre? Estas son parte de algunas interrogantes que existen en este momento. Tenemos grandes mentes que han aportado al conocimiento mundial, mentes que han creado vacunas, que han resuelto problemáticas ligadas a neurociencia, a medicina, a la economía, entre tantas otras, pero, aun así, si nos comparamos con otros países de la OCDE, que tanto les gusta hacer notar a nuestros parlamentarios cuando queremos compararnos con los países de afuera, nuestro presupuesto asociado a la investigación es paupérrimo.

Da pena ver que las carreras del conocimiento de algunas investigadoras e investigadores pendan de un hilo porque no reciben el suficiente presupuesto desde organismos como Conicyt o Fondecyt, generando que tengan que emigrar del país o buscar alternativas de bajo sueldo ajenas a sus especialidades, incluso sacando grados académicos de sus CV para que puedan encontrar trabajo más fácilmente. Recuerdo los casos de algunas biólogas ambientales que no consiguieron trabajo en nuestro país, o que llegan con herramientas desde el exterior y que tras pasar meses buscando ejercer usando sus conocimientos no encuentran un trabajo estable. ¿Será esta la realidad que queremos para los investigadores de nuestro país? ¿Cómo le puedo decir a un estudiante que se dedique a ciencia si nuestro país no invierte en CyT?

Sumado a esto, el que nuestros investigadores, de norte a sur, estén a boleta de honorarios evidencia la precariedad laboral que se vive al investigar. Investigar, como tal, es una actividad humana que es propia de nuestras sociedades, sin esta no tendríamos elementos de juicio para tomar decisiones y generar políticas públicas, ¿o acaso queremos seguir exportando elementos de afuera, por ejemplo, evidencias, para decirnos cómo debe ser el país que tenemos? La investigación, sea cual sea el área, debe fortalecerse mediante la generación, comunicación y evaluación del conocimiento que hacemos como país y como planeta. No por nada se escoge este día, el día de la Tierra, para exponer nuestras demandas y mostrar que la ciencia, querámoslo o no, es política. Como se mencionó en cierto manifiesto publicado en un diario de circulación masiva durante noviembre de 2015, nuestros gobiernos escogieron la ignorancia. Las malas gestiones de nuestros parlamentarios y el hacer oídos sordos están sumiendo a nuestra población en la ignorancia y la pobreza, basta ver como en Santiago nos estamos quedando sin agua y sin flora y fauna nativa, o el desastre que existe en nuestras costas.

La privatización del país es tal que ha impedido avanzar al país en los desafíos del conocimiento que se necesitan. ¿Queremos un Estado en el que primen los intereses económicos por sobre el conocimiento que generan sus propios investigadores? Las y los investigadores visualizamos la dificultad de actuar y encausar nuestras propuestas porque no quieren escucharnos. Basta ver la cantidad de comisiones que se han generado antes de generar el Proyecto Ministerio de Ciencia y Tecnología. ¿Cuántos de nuestros parlamentarios son investigadores o científicos? De verdad, ninguno. Eso no es la diversidad que se espera ver en nuestras instituciones públicas plagadas de burócratas que suelen ser de unas cuántas carreras contadas con los dedos de una mano, es necesario que los espacios se abran a la ciudadanía para que nuestra diversidad de expertos represente el país que queremos. Casos así hacen que estemos hoy día reunidos aquí.

Como manifestamos en nuestro documento de Marcha por la Ciencia, uno de los roles de la investigación es entregar información para tomar decisiones y evitar que nos engañen en este sistema que ha disminuido los derechos sociales y la calidad humana de nuestro país. Así mismo, es la forma que tenemos los investigadores para resguardar la autonomía para desarrollar, difundir e intercambiar con la sociedad los avances y descubrimientos del conocimiento y, por sobre todo, tenemos responsabilidad con la sociedad, no solo podemos estar tras nuestros escritorios o laboratorios, pues es nuestro deber el comprender nuestro entorno, desde la disciplina que sea, para que sea un aporte al desarrollo humano, en toda arista que repercuta esto. ¡LA CIENCIA ES POLÍTICA!

La investigación en clave para la transformación de nuestras sociedades, es un deber de todos los que estamos, o no, presentes aquí. Esta manifestación nacional debería ser capaz de transformarse en un Frente por el Conocimiento, lema que desde hoy nos mueve, que lo defienda, lo apoye y fortalezca y abogue por su difusión para que se vea que investigar es un acto multidisciplinar, multicultural y diverso al momento de pensar y crear el proyecto de país que queremos.

¡VIVA LA CIENCIA CHILENA!

¡VIVAN LAS Y LOS INVESTIGADORES!

¡VIVA CHILE!

Rodrigo Dover Aburto

Organizador de Marcha por la Ciencia Chile

22 de abril de 2017

Colaboradores

Chile Hace Ciencia Etilmercurio ANIP MasCienciaChile ReCH ANEB Bloque de Ciencias Vocalía CyT CIPRES Ciencia Consejo de Sociedades Científicas Humanoria ANEIB Asociación Chilena de Periodistas Científicos
Arte y Humanidades Comunidad Nacional de Ciencia e Innovación Asociación de Estudiantes de Biología de Chile Centro Periferia

Prensa

Diario Título
Emol
Científicos chilenos se sumarán a la marcha de "resistencia" contra Trump
Los Diez
Marcha por la Ciencia en Chile: Las bases y motivaciones de los científicos
Cooperativa
Así se vivió la "Marcha por la Ciencia" en Chile
El Ciudadano
Por Chile y el mundo, tod@s a la ‘Marcha por la Ciencia’ este sábado
El Desconcierto
#MarchaPorLaCiencia moviliza a investigadores y científicos de más de 500 ciudades del mundo
Rock&Pop
Marcha por la Ciencia: La convocatoria Mundial que en Chile busca impulsar la discusión y urgencia de proyectos
La Tercera
Revisa las imágenes que marcaron la Marcha por la Ciencia
El Repúblico
Chile también tendrá marcha por la ciencia
24 Horas
"Marcha por la ciencia" convoca a miles de personas en Nueva York y el resto del mundo
T13
Cerca de 3 mil personas asistieron a la Marcha por la Ciencia en Santiago
El Mostrador
Marcha por la Ciencia
CNN Chile
Andrés Couve: "La comunidad científica en Chile es muy pequeña"
Emol
Con una multitudinaria participación, Chile se suma a la marcha mundial por la ciencia
Emol
Científicos saldrán a la calle a pedir más ciencia para el país y un mayor apoyo a la investigación
Economía y Negocios (El Mercurio)
Sociedades y redes científicas de Chile llaman a participar en marcha mundial por la ciencia
MLQTV
MARCHA POR LA CIENCIA: Este sábado el mundo se manifiesta por el planeta
Diario uChile
Investigadores y científicos convocan a marcha ante grave crisis del sector
La Nación
La Versión Chilena de la Marcha Mundial por la Ciencia
OhMyGeek!
Este 22 de abril los científicos chilenos también marcharán por la ciencia
NBC News!
Around the World, Cities Swell With Celebrations for Science
diarioUchile
Científicos marchando: “El Estado debe darle gobernanza al conocimiento creando un Ministerio”
Euronews
March for science draws thousands worldwide against evidence denial
CBS News
Marching for science against Trump, GOP policies
El Observatodo
Científicos "vararon" en playa de La Serena en demanda de mayores recursos
Entorno Inteligente
CHILE Miles marchan por la ciencia en el mundo
Soy Chile
Con un llamado a fortalecer las redes entre científicos e investigadores se realizó la marcha por la Ciencia en Concepción
Radio Magallanes
CEQUA se sumó a la Marcha por la Ciencia en Magallanes
Sci Dev Net
CEQUA se sumó a la Marcha por la Ciencia en Magallanes
El Siglo
Marcha Global Por La Ciencia; También En Chile
La Prensa Austral
Marcha por la Ciencia congregó a participantes de distintos países
El Mostrados
El Iceberg de la Ciencia
Antofagasta TV
Este sábado se realizará la Marcha por la Ciencia
La Prensa Austral
Marcha por la Ciencia congregó a participantes de distintos países
20 Minutes
#MarchForScience: Les scientifiques manifestent (avec humour) à travers le monde
l'Institut français de Recherche Scientifique
L'IRD marche pour les sciences
NBC News
Around the World, Cities Swell With Celebrations for Science
Kit de Prensa